INDICADORES AMBIENTALES


Caída sostenida en cobertura boscosa y tierra arable

Eficiencia energética con importantes diferencias entre los países

Aumento generalizado en las emisiones de CO2

Se mantiene vulnerabilidad ante desastres

-


Caída sostenida en cobertura boscosa y tierra arable


Durante en el periodo 2000-2014 Centroamérica tuvo una caída en la cobertura forestal. A excepción de Costa Rica, en todos los demás países el porcentaje del territorio con bosques disminuyó. Esa reducción fue particularmente notoria en Honduras en donde pasó de un 57% en el año 2000 a un 42% en el 2014. En varios países, como Guatemala y Nicaragua, la reducción en la cobertura forestal coincidió con una menor proporción de hectáreas de tierra arable por habitante. Destaca El Salvador como el único país de la región en donde la cantidad de tierra arable per cápita tuvo un aumento en relación con el año 2000 y Costa Rica que mantiene la cantidad más baja de la región. La reducción en la cobertura forestal y de tierra arable per cápita pudiera estar relacionada con problemas como la acelerada urbanización y la deforestación, documentados en el Quinto Informe Estado de la Región (2016).

 

 

toparrow

-


Eficiencia energética con importantes diferencias entre los países


El PIB por unidad de energía es un indicador sobre la eficiencia de un país en el uso de la energía. En el periodo 2000-2014, Panamá fue el país con mayor capacidad para generar ingresos por unidad de energía, tanto en Centroamérica como en relación con el promedio latinoamericano. En 2014 Panamá produjo alrededor de 7 dólares más que los demás países del Istmo y casi 8 dólares más que América Latina por cada unidad de energía utilizada. Este hecho, aunado a que Panamá ha sido el país con el mayor crecimiento de su economía en Centroamérica, refleja que, en este caso, el incremento de la producción no ha sido a partir de aumentos desproporcionados en la utilización de energía. En contraste, Guatemala y Honduras han mostrado un deterioro en la eficiencia en el uso de la energía. El caso más extremo es Guatemala que, en la actualidad, produce casi una quinta parte menos por unidad de energía que lo que generaba en el 2000. La región, en promedio, tuvo un progreso entre 2000 y 2007, en el cual aumentó su eficiencia en casi un dólar por cada unidad de energía. Sin embargo, en los últimos 7 años el indicador aumentó menos de 0,5 dólares en Centroamérica. Esta realidad, en un contexto global de cambios tecnológicos, evidencia un importante espacio de mejora en la eficiencia del uso de la energía.

 

 

toparrow

-


Aumento generalizado en las emisiones de CO2


El país con mayor nivel de emisiones totales de CO2 es Guatemala que llegó a 15 mil toneladas de CO2 en el 2009, pero con niveles por habitante inferiores a países como Panamá, Belice y Costa Rica. Este último debe sus elevadas emisiones de CO2 al sector transporte, el cual representa el 68% de sus emanaciones. El Salvador y Nicaragua son los países que han tenido los niveles de emisiones más bajos de la región, tanto a nivel agregado como por habitante. Honduras y Panamá han tenido aumentos sostenidos en las emisiones, especialmente el último, el cual en 2014 presenta la cifra más alta de emisiones por habitante de Centroamérica (2,3 toneladas).

 

 

toparrow

-


Se mantiene vulnerabilidad ante desastres


Belice y el Salvador son los únicos países de la región que, simultáneamente, han logrado disminuir la cantidad de eventos que se convierten en desastres y el número de personas afectadas en dichos sucesos. En el caso de El Salvador, en el periodo 2008-2015, se vieron afectadas 1.800 personas menos por desastres respecto al periodo 2000-2007, lo cual representa la segunda reducción más amplia en este indicador, solo superada por Guatemala que logró reducir la cantidad de personas afectadas en más de 2.500. Las elevadas cifras de estos países en el primer periodo obedecen a que ambos sufrieron, en un año específico, desastres que tuvieron impactos sobre cantidades elevadas de personas. Por otra parte, Panamá es el único país que presenta un aumento, tanto en la cantidad de eventos naturales que se convierten en desastres, como en las personas afectadas por desastres. Sin embargo, dicho aumento en ambas variables es leve. Así, en el segundo periodo (2008-2015) solo registró 5 desastres más que entre el 2000 y 2007 y 30 personas más se vieron afectadas por estos sucesos. Los países restantes solo han logrado reducir la cantidad de desastres (Honduras y Costa Rica) o la cantidad de personas afectadas por estos eventos (Nicaragua y Guatemala). En este sentido, la incapacidad de la mayoría de países de disminuir la cantidad y el impacto de los eventos naturales es una evidencia de que la región no ha avanzado hacia una menor vulnerabilidad ante estos fenómenos naturales.

 

 

toparrow

 

 

conare2016 pen2016

 

   

eMail: programa@estadonacion.or.cr

CONARE, Edificio Dr. Franklin Chang Díaz, 300 metros al norte del Parque de La Amistad, Pavas, San José, Costa Rica, Apdo. 1174-1200

Tel. (506) 2519-5845 / 25195860 - Fax: (506) 2290-5879 / 2296-5626

 

Arriba